Anibal Bueno

HOMBRE MEDITANDO EN KATMANDÚ