Anibal Bueno

Abushe, el etíope de ojos azules